Cuando pensamos en escenarios de viviendas con un entorno natural lo asociamos a ambientes informales, relajados, donde la calidez de los materiales y sus formas orgánicas son participantes esenciales de cada propuesta.
Estos hogares se respiran como un relajo calido y vivo de lo natural donde la paleta de colores nace de su la fuerza del océano, la tibieza de la arena y los tonos del atardecer.